¿Quieres recibir más estrategias?

Suscríbete y te haré llegar nuevas estrategias para avanzar en tu éxito profesional.

¿Quieres recibir más estrategias?

Suscríbete y compartiré contigo recursos valiosos para concretar tus metas laborales

¿Sabes que sería de mí como profesional si le hubiese hecho caso a mi madre?

Sería dependienta de una tienda seguramente, bueno o con suerte con los años que han pasado la encargada.

Nací con la ambición profesional en vena, lo tengo en el ADN, pero no en el ADN de mamá, ¡no!… en el de papá.

Pero resulta que papá cuando mamá lo dejó, por alguna razón que se ha llevado a la tumba nunca se volvió a hacer cargo de mí,  ni física ni emocionalmente. ¡Divino el Sr. Acuña! En fin…

Total que me crie con mi mamá, su 2º marido y padre de mi hermano. Ninguno ambicioso en lo profesional, y esto de estudiar una carrera universitaria no estaba en planes de nadie, pero la piba, es decir, yo…quería ser psicóloga, a pesar de la 0 (cero) motivación que había en mi casa para hacer una carrera profesional.

Cuando terminé la secundaria, mi madre a la semana de acabar el colegio, sin preguntarme nada, me buscó un “buen trabajo”, habló con una amiga suya, que tenía una nuera que era la hija del dueño de no sé qué, y me consiguieron un trabajo como dependienta en una tienda de ropa infantil de re nombre en Argentina.

Hoy son las Galería del Patio Bullrich en Buenos Aires, Argentina, si vas de visitas por allí te lo recomiendo, un lugar maravilloso con una arquitectura única.

En aquel entonces, cuando entré a trabajar el primer día, era un viernes, me dijeron que el sábado se trabajaba todo el día de 8 am a 8 pm, y que pronto esto sería un centro comercial y que trabajaríamos también los domingos.

¡Imagínate mi emoción!… CEROOOOOOOOOOOOOOOO!!!!! Menos 10!!!!!

A la hora de estar ahí, no sé cuánto había vendido, y las arpías que tenía como compañeras se vieron el percal, porque íbamos a comisión y ¿qué hicieron las majas?

Me mandaron al almacén a doblar ropa, tipo cenicienta…”a la cocina para que el príncipe no te vea”…

Al día siguiente, sábado…todo el día de 8 am a 8 pm, íbamos del mismo palo, si me ponía atender a algún cliente, rápidamente venían, las arpías se me acercaban, del rollo: “te ayudo”, no gracias, les decía;  porque lo que querían eran rematar la venta para quedarse con la comisión ellas. ¡Divinasssssssssssss!!!!!!

A la hora de comer, me fui a comer y nunca más volvía a la tienda de ropa infantil.

Tenía 18 años, me moría de ganas e ilusión por empezar mi carrera universitaria, y mi madre me había metido en una jaula de leones porque según su visión estaba en un buen trabajo.

De más está decirte que no tenía ni contrato, si si…estaba en negro, pero para mi madre trabajar en una tienda era tener un buen trabajo.

Evidentemente porque cuando ella era joven, trabajó en tiendas, y además le gustaba, por lo tanto, ella me deseaba lo mejor y esto era lo mejor PARA ELLA.

Para mi hacer la carrera de psicología era prioritario, así que, me informé de todo, y comencé mis estudios hasta finalizarlos.

¿por qué te cuento esta pequeña anécdota?

Porque los padres, el entorno familiar, el contexto en el que creces,  está lleno de buenas intenciones, de verdad, ellos lo hacen para darte lo mejor y entre sus experiencias, deseos frustrados, sueños incumplidos, algunos realizados se crea tu sistema de creencias que te llevan a tomar las decisiones que tomas dentro del ámbito laboral y de lo personal también.

Es un tejido invisible que está ahí tejiendo tu historia profesional casi de forma “piloto automático”.

Y en el medio, ¡si justo en el medio!, allí donde tienes el corazón, porque tienes un corazón además de la ambición de llegar a lo más alto en tu carrera, hay un pequeño mal estar, una sensación de angustia, de tristeza, de desorientación porque por un lado crees estar haciendo lo correcto, pero por el otro lado,  la realización profesional no llega nunca.

Si no estás alcanzado el éxito en tu profesión, es hora de pasar a la acción de revisar tu historia personal y ver cómo está influyendo en tus decisiones laborales actuales.

No vaya a ser cosas que estés obedeciendo inconsciente alguna buena intención de mamá, papá o de algún abuelito.

Laura.

PD: ya está abierta la inscripción al programa: Más Liberal Mental. Más Éxito Profesional.  Aquí te dejo el enlace

Programa de Crecimiento Profesional Mindset one to one

Transforma tu mentalidad para conseguir un salto en tu vida profesional en 8 semanas.

 

VER PROGRAMA

TRAINING GRATIS

 

Transforma tu mentalidad para incrementar tus ingresos y posición profesional.

               
APÚNTAME AHORA

RESERVA TU SESIÓN DE EVALUCIÓN

¡Créeme!. Estas a punto de reservar los 45 minutos más productivos del mes.
Porque trataremos de identificar lo que deseas de verdad para tu vida profesional y trazar un plan de acción para hacerlo realidad, ¡lo más rápido posible!.
RESERVA AHORA