Defecto profesional

¿Cuál es tu defecto Profesional?

Para reflexionar acerca de tu Defecto Profesional.

Te pediré que te tomes un 1 minuto para responder a la siguiente pregunta:

¿Cuál crees que es tu defecto profesional?

Piensa en aquel que no te deja avanzar en tu carrera profesional o el qué no te permite sentirte realizado en tu profesión o no hace falta ser tan fatalista, el que hablando mal y pronto te toca las pelotas en tu día a día en el trabajo.

¿Lo tienes?

Y si te digo que este Defecto es el extremo de tu Don…

¿Lo sabías?,

Quizás te estés preguntado de:  ¿Dónde saca esta mujer semejante idea?.

Es una frase que aprendí en una de mis formaciones y especializaciones como Terapeuta Floral del Sistema Dr. Bach.

Sabes que es una de las herramientas con las que trabajo con mis clientes a la hora de ayudarlos a gestionar sus emociones en sus procesos de cambio profesional.

Cuando leí la frase: “El Defecto es el extremo del Don”.

Me enamoré de ella porque es otra mirada para poder ver lo que te pasa, observar “tus defectos profesionales” desde otra perspectiva; esto es lo que te permite crecer profesionalmente.

Quiero compartir este punto de vista contigo porque sé que te ayudará a  liberar tu mente, crecer profesional, ser más eficiente en tu trabajo, en definitiva sentirte exitosa en tu área laboral.

Volviendo a la frase: “El Defecto es el extremo del Don”.

Te contaba que me enamoré de esta frase porque descubrí en ella la esencia de mi trabajo.

El verdadero trabajo que hago con mis clientes y en donde radica el éxito del mismo. Lo que permite que finalmente si tienes un sueño, un deseo o un anhelo, cumplas con ello.

El don y el defecto son una cuestión de grado. 

Utilizando técnicas apropiadas irás regulando ese grado, recorrer un camino que va desde el defecto hacia el don es desde mi experiencia como mentora el verdadero crecimiento profesional.

Como en el mes de Noviembre estamos trabajando el perfeccionismo en el trabajo, voy a tomarlo como ejemplo para ir un paso más allá en lo que quiero contarte.

Si eres perfeccionista en tu trabajo seguramente te sientas identificado con alguna de estas frases:

  • Sentido excesivo del deber.
  • Tenacidad extrema.
  • Sobreesfuerzo.
  • Poca tendencia  a delegar responsabilidades.
  • Temor a mostrarte vulnerable.
  • Obsesividad.
  • Sobrecarga

Los perfeccionistas toman a las circunstancias de la vida o las del trabajo como una lucha constante y eterna, en lugar de entenderlo como espacios de negociación invariablemente interactiva y con novedades.

Otro de sus defectos es que no son capaces de reconocer sus limitaciones y aceptar que también tienen derecho a equivocarse, a descansar y disfrutar.

Tampoco admitir que no han venido a este mundo a satisfacer las expectativas de nadie, ni siquiera…LEE MUY BIEN LO QUE VOY A ESCRIBIR, ni siquiera has venido a este mundo a satisfacer las expectativas de tu censor interno.

 Este censor interno, actúa como una especie de juez, es una voz interna dura, descalificadora y autoritaria.

Es por ello que,  la mayoría de los esfuerzos que realizas no se deben a una exigencia real objetiva, si no es para mantener acallada a esta voz interna.

Es importante gestionar este defecto.

Porque te llevará a alcanzar el don que llevas dentro.

Que es conectar con tu mundo interior, el de las emociones, la espontaneidad y creatividad.

De esta manera te desarrollas  la capacidad de escucharte y escuchar a los demás convirtiéndote en una persona empática.

Tu don es: ser una persona de gran fortaleza y constancia, receptiva, escuchar y dejarte escuchar a ti mism@.

¿Quieres crecer profesionalmente? Camina desde tu defecto hacia tu don.

¡Un placer impulsar tu cambio profesional!

Laura.

PD: Todos los defectos son el extremo máximo de tu don. Si quieres averiguar cuál es tu don para tu vida profesional, te invito a trabajar conmigo a través del Programa de Crecimiento Profesional: Más libertad mental. Más éxito profesional.

Categorías Blog

Mentoring

Programa de Mentoring Mindset Profesional

Transforma tu mentalidad para mejorar en tu carrera, reforzar tu liderazgo o impulsar tu talento.